Ventilador Centrífugo | Centrífugo de Aspas Múltiples | Turbo Centrifugo Soplador | Precios

 

En los ventiladores centrífugos la trayectoria del fluido sigue la dirección del eje del rodete a la entrada y está perpendicular al mismo a la salida. Si el aire a la salida se recoge perimetralmente en una voluta, entonces se dice que el ventilador es de voluta.

 



Los VENTILADORES CENTRÍFUGOS son máquinas rotativas, robustas y versátiles, que mueven aire y diversos gases en múltiples aplicaciones industriales.

El ventilador centrífugo consiste en una rueda con álabes (impulsor) que gira en una carcasa en forma de voluta.

La corriente entra en el sentido del eje de la rueda y sale en el sentido radial, produciéndose así una desviación de 90º.

El aumento de presión se produce principalmente por la utilización de la fuerza centrífuga que despide el aire desde los álabes de la rueda en la dirección de la rotación.

Los rodetes impulsores se fabrican casi siempre con chapa de acero, cuya calidad depende del fluido vehiculado.

La boca de aspiración puede ser única o doble.
El disco lateral, en el lado de la boca, puede ser cónico o plano, paralelo entonces al disco central de la rueda (ver las figuras adjuntas).

El anillo de entrada, que abraza la boca, se mecaniza con precisión para evitar turbulencias en el flujo entrante y mantener la holgura requerida con el cono que conduce el gas a la boca.

 

El rodete se fija normalmente al eje de acero forjado mediante un moyú del mismo material. El eje descansa en soportes que se eligen en función de las condiciones de servicio de la maquina, pudiendo quedar el rodete en voladizo o entre los apoyos del eje.

Estos ventiladores tienen tres tipos básicos de rodetes:

  1. álabes curvados hacia adelante

  2. álabes rectos

  3. álabes inclinados hacia atrás/curvados hacia atrás.

 

Los ventiladores de álabes curvados hacia adelante (también se llaman de jaula de ardilla) tienen una hélice o rodete con las álabes curvadas en el mismo sentido que la dirección de giro. Estos ventiladores necesitan poco espacio, baja velocidad periférica y son silenciosos. Se utilizan cuando la presión estática necesaria es de baja a media, tal como la que se encuentran en los sistemas de calefacción, aire acondicionado o renovación de aire, etc. No es recomendable utilizar este tipo de ventilador con aire polvoriento, ya que las partículas se adhieren a los pequeños álabes curvados y pueden provocan el desequilibrado del rodete.

 

Estos ventiladores tienen un rendimiento bajo fuera del punto de proyecto. Además, como su característica de potencia absorbida crece rápidamente con el caudal, ha de tenerse mucho cuidado con el cálculo de la presión necesaria en la instalación para no sobrecargarlo. En general son bastante inestables funcionando en paralelo vista su característica caudal-presión.

Los ventiladores centrífugos radiales tienen el rodete con los álabes dispuestas en forma radial. La carcasa está diseñada de forma que a la entrada y a la salida se alcanzar velocidades de transporte de materiales. Existen una gran variedad de diseños de rodetes que van desde los de "alta eficacia con poco material" hasta los de "alta resistencia a impacto". La disposición radial de los álabes evita la acumulación de materiales sobre las mismas. Este tipo de ventilador es el comúnmente utilizado en las instalaciones de extracción localizada en las que el aire contaminado con partículas debe circular a través del ventilador. En este tipo 'de ventiladores la velocidad periférica es media y se utilizar en muchos sistemas de extracción localizada que vehicular aire sucio o limpio.

Fig. Ventiladores centrífugos de álabes curvados hacia delante, radiales y atrás. 




Fig. Triángulos de velocidades a la salida para los distintos rodetes centrífugos

  

Los ventiladores centrífugos de álabes curvados hacia atrás tienen un rodete con las álabes inclinados en sentido contrario al de rotación. Este tipo de ventilador es el de mayor velocidad periférica y mayor rendimiento con un nivel sonoro relativamente bajo y una característica de consumo de energía del tipo "no sobrecargable". En un ventilador "no sobrecargable", el consumo máximo de energía se produce en un punto próximo al de rendimiento óptimo de forma que cualquier cambio a partir de este punto debido a cambios de la resistencia del sistema resultará en un consumo de energía menor. La forma de los álabes condiciona la acumulación de materiales sobre ellas, de forma que el uso de estos ventiladores debe limitarse como se indica a continuación:

Alabes de espesor uniforme: Los álabes macizos permiten el trabajo con aire ligeramente sucio o húmedo. No debe emplearse con aire conteniendo materiales sólidos ya que tienen tendencia a acumularse en la parte posterior de los álabes.

Alabes de ala portante: Las álabes de ala portante permiten mayores rendimientos y una operación más silenciosa. Los álabes huecos se erosionan rápidamente y se pueden llenar de líquido si la humedad es alta, por ello su uso queda limitado a aplicaciones en las que se manipule aire limpio.


ventas@ventiladoresindustriales.com.mx  ventiladores@hotmail.com
Tel.: (55) 5700 3867 y (55) 5758 0408
Fax:  (55) 5689 6433